fayna novia laura escribano atelier
fayna novia laura escribano atelier
fayna novia laura escribano atelier

Novias

Fayna

El proceso de creación del vestido de novia a medida de Fayna fue doblemente especial. Acudió a nuestro atelier con ese brillo en los ojos tan característico de las novias pero con un encargo muy personal: quería que le confeccionáramos el traje de novia teniendo en cuenta un posible embarazo. Por supuesto, aceptamos este bonito reto.

fayna novia laura escribano atelier
fayna novia laura escribano atelier

Así fue como comenzamos a vivir junto a Fayna su etapa como futura madre. En junio se quedó embarazada por lo que supimos que para el día de su boda estaría de tres meses. El vestido de novia lo realizamos en tiempo récord, entre julio y agosto. Desde junio la vimos en cuatro citas muy seguidas para controlar los cambios en su silueta y poder adaptar todo el proceso de confección a los cambios de su cuerpo. De esta manera, tuvimos claro desde el principio cómo sería el corte del traje: corte imperio con muchísima forma para que la tripita creciera sin afectar al vestido de novia y quedara todo en la capa de la falda.

fayna novia laura escribano atelier

Fayna había pasado por otras diseñadoras, nos enseñó todas sus referencias y todos los trajes de novia que se había probado. Dimos con su vestido de forma bastante rápida. Trabajamos, como siempre, recopilando todos los datos que ella nos iba dando para encajarlos todos en un puzzle perfecto. Fayna tenía claro que quería ser una novia sexy, vestida de blanco y con una cola discreta.

fayna novia laura escribano atelier
fayna novia laura escribano atelier

Con toda esta información le propusimos hacer una mezcla de encajes ya que le interesaba ese aspecto bohemio pero dentro del clasicismo. El vestido de novia de Fayna se realizó con un chantilly y se trabajó con un vestido de una hechura antigua.

fayna novia laura escribano atelier

fayna novia laura escribano atelier

El encaje de algodón procedente de 1920 lo teníamos en un vestido ya realizado que combinamos finalmente con ese chantilly. En la espalda le pusimos un encaje de algodón de finales del siglo XIX. El vestido de novia de Fayna tenía muchísima costura a mano. Además, los botones iban forrados en crepé y la base del vestido era un crepé satén en blanco roto.

fayna novia laura escribano atelier

Fotografías:

Boda: Delfour Photographer
Detalles: Artesanos al detalle

Déjanos un comentario