Novias

Patricia

Una mantilla familiar y la silueta de los vestidos de 1930, una combinación mágica a la que Laura Escribano supo dar forma. La creadora madrileña diseñó para Patricia un vestido de novia a medida único, con la mantilla como gran protagonista.

El vestido se realizó en un crepé satén color té. Un tono exclusivo que es ya un clásico en el atelier de Laura Escribano. El diseño llevaba varias capas de tul entolado con la mantilla de hilo de seda de principios del siglo XX. Esta joya familiar se rescató para el vestido de Patricia y se añadió tal cual estaba guardada, conservando un tono mostaza muy particular y único. Las mangas drapeadas se confeccionaron al bies rematadas con la blonda de la mantilla.

El velo se realizó a partir de unos antiguos pendientes, herencia familiar, de principios del siglo XX. Se desmontaron los pendientes en tres partes y los repartieron entre la novia, la hermana y la madre. Cada una llevó un pedacito de historia familiar. La novia lo lució en el velo, la hermana en los pendientes y la madre a modo de broche.

Marta, la hermana de la novia, también lució un look del atelier

La idea de Patricia siempre fue que su hermana Marta fuera de blanco para romper con el protocolo clásico de las bodas, en contraste con el look de novia en tonos té y mostaza. Marta se enamoró de la blusa Gabrielle de Laura Escribano, un diseño confeccionado en un mix de encajes procedentes de los años 30, del XIX y de principios del XX que combinó con un mono color caramelo.

Los estilismos, tanto el de la novia como el de la hermana, estaban unidos por un bonito detalle. Los botones de ambas hermanas los forraron en el atelier con un fragmento del tejido del vestido de novia de su abuela.

Créditos:

Fotografía boda: Dos más en la mesa
Fotografía vestido: Artesanos al detalle
Vestido y velo: Laura Escribano Atelier
Flores: Marta Azpeitia
Lugar: Ermita de Nuestra Señora de Carrión
Celebración: Cortijo de Fernán Sánchez
Catering: abc
Música en directo: Playa Cuberris y un grupo de jazz

Déjanos un comentario