Sobre Mí

Más que diseñadora, me considero creadora. Modista para vestir a la mujer en los momentos más especiales de su vida: novias, madrinas e invitadas. Defiendo la costura en su sentido más puro. A través de mis vestidos de novia y ocasiones especiales reivindico la profesión de antaño, la que ejercían nuestras abuelas. Me gusta comprender las formas y los volúmenes. Analizo el cuerpo femenino para entenderlo en toda su belleza y proporción.

En nuestro atelier de novias de Madrid realizamos auténtica costura artesanal y a medida para novias y ocasiones especiales. También confeccionamos una colección de vestidos de novia en continuo desarrollo debido a la expansión y el aumento de la demanda. Todos los vestidos para boda se diseñan y confeccionan en su totalidad en nuestro atelier.

Me siento orgullosa de haber trasladado una pequeña parte de mi universo a París, Málaga y Cáceres, donde descansan las piezas más especiales de nuestras colecciones Esencia y Edición Limitada. Diseños realizados de manera artesanal en nuestro atelier de novias de Madrid.

Cuando no estoy en el taller, ni impartiendo clases de Patronaje, Confección y Modelado en la Universidad Nebrija de Madrid, me encontrarás perdida entre la naturaleza o devorando libros de Arte y Moda. Observo, analizo y estudio a diario las historias que me inspiran para crear diseños únicos y exclusivos para mis clientas.

“Traer el pasado a nuestros días, trasmitir los reflejos del recuerdo, poner en relieve la impronta de otros tiempos… es algo que me ha fascinado siempre y que tengo la fortuna de poder hacer a través de mis vestidos.

Trabajar con la historia y especialmente con las historias de amor es emocionante. A diario me encuentro con anécdotas nuevas y, no es locura, la ropa habla, transmite, emociona, pero más que el traje, el textil. Y concretamente el encaje y el bordado.

El encaje y el bordado me sugiere recuerdos de infancia, tradición, artesanía, paciencia… Sí, mucha paciencia. Un sonido especial, charlas, sabiduría, risas y ante todo delicadeza.

Fundamentalmente me mueve el hecho de ser partícipe , aunque sea en una pequeña parte, de algo tan mágico, químico, instintivo y a la vez humano como es el amor.

Por eso me gusta entrelazar el pasado con el presente,para que podamos seguir contando historias cargadas de momentos únicos e irrepetibles. Desde mi punto de vista todo ello no se puede olvidar ni guardar en altillos, baúles o trasteros.

Para mí el vestido es historia, arte y diseño vivo lleno de cruces de diferentes generaciones con un valor emocional y artístico enorme.”

Fotografías: Artesanos al detalle